¡Compártelo!

Aunque pasear al perro esté permitido pese a las restricciones de movilidad del estado de alarma por el coronavirus (según recoge el artículo 20 del Real Decreto), ir acompañado de un perro no es un cheque en blanco para hacer lo que uno quiera.

Existen normas muy estrictas cuyo incumplimiento conlleva sanciones que oscilan entre los 100 y 30.000 euros, según su gravedad. El dueño del perro debe:

  • Realizar paseos cortos, recorriendo la distancia mínima que permita que el perro haga sus necesidades.
  • Pasear en solitario y sin socializar, ni con otros animales ni con otras personas (mantener siempre el metro y medio de distancia con otros dueños y perros).
  • Llevar agua con detergente para limpiar la orina y bolsas para las heces.
  • Priorizar los horarios y los espacios de menor afluencia de gente.
  • No pasear por parques, ya que está prohibido. Los parques han sido cerrados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para delimitar los perímetros de seguridad.
¡Compártelo!

Deja un comentario

¡Compártelo!
¡Compártelo!